NOTICIAS

Reciclaje sostenible y educación medioambiental son la apuesta de Fundación Revalora para transformar el plástico en un material de construcción


MEDIOAMBIENTE: Revalora Chile es la fundación que apuesta por la economía circular a través de la educación medioambiental y el trabajo con socios estratégicos para reciclar los plásticos y transformarlos en construcciones sociales.

“El plástico como un recurso, no un residuo” es el lema de la innovadora propuesta de Fundación Revalora Chile y que hoy en medio del contexto global por pandemia, es una alternativa al problema de los plásticos post consumo, evidenciado en las cuarentenas donde se aprecia la gran cantidad de material que se genera a diario.

A través de una dinámica forma llamada Ecobotellas o Botellas de Amor, Revalora Chile hace una importante contribución para que quienes se quieran sumar al reciclaje lo hagan desde sus casas, recolectando los plásticos flexibles del 1 al 7 en cualquier formato de botella plástica y que pueden ir a dejar a sus contenedores ubicados en puntos limpios de Santiago.

Pero el trabajo no termina ahí, ¿Qué pasa con el plástico que viene en la Ecobotella? Revalora Chile es una ONG sin fines de lucro, cuya misión es la educación medioambiental y el reciclaje sostenible del plástico, logrando con esto la elaboración de un nuevo material constructivo que permite el mejoramiento de los espacios vulnerables y el fomento de la economía circular del país.

De esta manera, el plástico post consumo, más el que donan industrias y empresas, se utiliza para transformarlo en esta nueva materia prima, llamada Ecotabla Revalora y así construir distintos mobiliarios. “Contribuimos con soluciones a dos grandes problemas, desde una misma mirada y procesos”, así lo define su fundador, Fernando Maurin, quien formalizó este proyecto inspirado en promover un planeta libre de contaminación y apoyar iniciativas sociales.

Las Botellas de Amor como educación medioambiental

El triple impacto sostenible que Revalora Chile busca generar, lo hace en gran medida desde su sello caracterizador que es educar y así generar una solución concreta para el reciclaje de plástico que hoy por hoy no tiene un proceso circular de estas características en Chile. De esta forma, a través de la campaña de Botellas de Amor se promueve el compromiso y consciencia ambiental.

“Vemos como los niños son finalmente el verdadero motor de cambio en sus hogares, enseñando a sus padres y modificando los hábitos de consumo y desechos en sus casas. El cambio generacional viene con un sólido pilar de responsabilidad por el planeta y preocupación por los espacios vulnerables”, sostuvo Maurin.

El mensaje y la forma de llevar a cabo esta iniciativa es simple, basta con tener cualquier tipo de botella plástica, por ejemplo, de shampoo, bebida, jugo, detergente, etc. y rellenar con plásticos flexibles del 1 al 7 que se pueden encontrar comúnmente en distintos productos de alimento e higiene. Lo importante es no depositar ningún tipo de residuo distinto al plástico, por ejemplo, cartones, aluminio, metales, madera, etc. Además, el material en su interior debe estar seco y limpio para evitar que se pudra o genera malos olores.

Se trata de una estrategia educacional que busca incitar en los colegios y viviendas “una comunidad de hábitos sostenibles y de reciclaje, con un mundo libre de residuos y entregar un planeta más limpio y amigable para las futuras generaciones”, así lo expresó el director Social de Revalora, Alejandro Muñoz, quien se encarga de iniciar las alianzas para materializar los proyectos de la fundación.

La fórmula para transformar

Una vez que llegan los plásticos a la planta de la fundación, ubicada en Casablanca, tanto de las Ecobotellas como de industrias, pasan por un procedimiento de logística de retiro y revisión del material.

En el segundo paso se tiene un proceso de adecuación de materias primas, “en el cual según su tipo y procedencia se les reduce el tamaño y/o aumenta la densidad hasta un punto en el cual puedan ser mezclados y alimentados a los equipos de extrusión”, explicó el jefe de planta de Revalora Chile, Daniel Jimenez.

En su tercera etapa, los equipos de extrusión a través de un proceso físico y por acción de la temperatura transforman la mezcla de los plásticos en ecotablas. En este nivel se les da una nueva forma a los plásticos y “así se extiende su tiempo de vida reincorporando a la cadena productiva lo que para muchos antes era desperdicio”, detalló Jimenez.

Finalmente, las ecotablas se emplean como materia de construcción en un taller de carpintería, donde se elaboran distintos productos, adquiriendo características superiores como gran durabilidad, estabilidad química y resistencia a la corrosión y a la intemperie incluso en ambientes hostiles (cambios extremos de temperatura, humedad, aire y brisa salinos).

Crear un impacto social

Revalora Chile busca entregar un material de infraestructura sustentable, de calidad y con mayores ventajas comparativas a las actuales alternativas, con el fin de otorgarle mejores condiciones de vida a las comunidades vulnerables, a través del mejoramiento de espacios públicos. Por ejemplo, a través de la construcción de un parque de juegos más completo que necesita de 1200 a 1500 kilos de plástico reciclado.

Para ello, desde la fundación sostienen que es sumamente importante involucrar a distintos actores de la sociedad. “Generamos alianzas con los municipios para disponer de puntos limpios en donde los vecinos puedan depositar de manera permanente sus residuos plásticos”, comentó, el director Social de Revalora, haciendo hincapié en que actualmente están diseñando propuestas para que los municipios se hagan parte de la entrega de la infraestructura en los espacios públicos.

Otro de los puntos estratégicos para Revalora Chile es su vinculación con las empresas e industrias que generan plástico en gran cantidad. De esta manera, se “les permite el cumplimiento de la Ley REP 20.920, les facilita el desarrollar la política de sustentabilidad corporativa y de RSE, acercarse hacia la ruta de la economía circular de los plásticos”, puntualizó la directora de Vinculación con el Medio de la fundación, Barbara Gomez.

Fundación Revalora permite que las empresas puedan vincularse con las comunidad y sectores vulnerables del país y también les evita que toneladas de plásticos terminen en los océanos. La fundación se compromete vinculando distintos actores para que tengan un triple impacto que beneficie al planeta y a las futuras generaciones.