NOTICIAS

COMUNICADO: ¿Cómo funciona el trabajo de Fundación Revalora?


La campaña de Eco- botellas o Botellas de Amor, está diseñada para colegios y hogares como una campaña de educación, queremos crear conciencia y que nos hagamos cargo de los plásticos que generamos en nuestros hogares. Como ustedes pueden ver, la educación es parte de nuestra misión y esta iniciativa promueve el interés en otras comunidades que nos han pedido que pongamos contenedores de Eco- botellas en puntos limpios y otros lugares de diferentes comunas. Con el mayor de los entusiasmos y para tratar de dar una solución a la inquietud de nuestros seguidores, hemos dispuesto de puntos de acopio. Sin embargo, nos ha faltado darles a conocer lo que implica lo anterior, lo que no se ve.

En primer lugar, para mantener y gestionar el retiro de material desde esos puntos de acopio, hemos tenido que comprar vehículos de transporte y contratar conductores, para recoger las Eco- botellas y luego trasladarlas a nuestra planta, ubicada en Casablanca. Para que se hagan una idea, una Ecotabla de 90 x 90 x 300 cm. equivale a un metro cúbico de Eco- botellas, esto quiere decir, 20 kilos de plástico aproximadamente. Al llegar a planta, las Eco- botellas deben ser abiertas una a una, y el material del interior inspeccionado y separado por tipo. Esto porque vienen distintos plásticos y además llegan elementos que destruirían nuestros equipos y contaminarían el proceso (metales, clavos, tornillos, jeringas, agujas, guantes de látex, mascarillas, colillas de cigarros, y un sin fin de materiales que no corresponden a plásticos). Todo este proceso es manual e intensivo en mano de obra. Luego de lo anterior los materiales son procesados por tipo, posteriormente mezclados y nuevamente procesados hasta obtener nuestra ecomadera.

El propósito final de nuestros productos, de acuerdo a nuestra misión, es en una primera etapa, la creación de mobiliario urbano y juegos para la construcción de plazas y parques para ser instalados en comunidades vulnerables. La segunda etapa es la construcción de vivienda de emergencia y vivienda social. Esto es lo que constituye el proyecto social de nuestra fundación.

El costo de traslado y transformación de los residuos plásticos en ecomadera y finalmente en juegos, casas y otros, debe ser financiado. En términos simples, hay que pagarlo. Una forma de hacerlo es que algunas empresas, con conciencia medioambiental, financien campañas de recolección de residuos plásticos, especialmente aquellos residuos generados por los productos de consumo fabricados por las mismas empresas, y sean ellos mismos quienes donen el mobiliario y juegos a las comunidades. Otra forma es que los municipios, en lugar de comprar juegos de metal y otros materiales, implementen mobiliario hecho con ecomadera de los plásticos retirados en sus propias municipalidades. Esto es un camino muy largo y más largo aún se ha hecho con la pandemia. Hasta el momento ha sido más fácil que los municipios y empresas acepten que pongamos contenedores para recibir Eco- botellas y así canalizar la inquietud de los vecinos, puesto que todo esto es financiado por nosotros. Sin embargo, estamos seguros que en un futuro esto cambiará.

Hasta ahora solamente una empresa ha comprado un parque, Comercial De Campo S.A., el que será instalado en la región del Ñuble. Un segundo parque de juegos se implementará en un sector vulnerable de Lo Barnechea, financiado en un 100% por nuestra fundación, como retribución al esfuerzo de recolección de botellas de los colegios de la comuna.

Respecto a la vivienda, hasta ahora nuestra Fundación ha invertido más de 15 millones solo en ensayos de materiales con el fin de lograr las certificaciones necesarias para estar autorizados como método constructivo. Estos fondos también han sido aportados por nuestra Fundación.

Otra forma de responder a nuestros seguidores, que han solicitado insistentemente en contar con productos hechos de nuestro material, fue la creación de varios productos que puedan ser utilizados en las casas. Estos son los que hemos puesto a la venta en la sección de Marketplace Falabella, a la que entramos gracias a una campaña para emprendimientos que lanzó esta empresa. Esta es otra fuente de financiamiento que nos podría ayudar con los objetivos anteriormente mencionados. Lamentablemente el costo de transformación de residuos no es lo barato que todos quisiéramos, pero nuestro compromiso sigue inquebrantable.

Finalmente, para responder a algunos comentarios específicos, les podemos comentar que las Fundaciones sin Fines de Lucro están auditadas por Servicio de Impuestos Internos (SII) y no puede ser arbitrario el uso de los fondos. Hasta la fecha, hay una gran inversión total en nuestra Fundación, en equipamiento, personal, procesos, gestión, infraestructura, entre otros, que en su totalidad ha sido costeado por los Fundadores. El compromiso de los mismos es continuar, en la medida de lo posible, financiando la operación. En este sentido, es fundamental la ayuda de ustedes para solicitar a los municipios de sus comunas y a las marcas de los productos que consumen, que utilicen y prefieran elementos y productos fabricados con materiales reciclados, ya que es la única forma de generar la circularidad de los residuos, que hoy el medio ambiente necesita, siendo así un tremendo apoyo para lograr el cumplimiento de nuestro objetivo como Revalora Chile.