Pandemia y nuevas formas de pensar el reciclaje

Por: Fernando Maurin


La pandemia del COVID-19 que enfrentamos, hará que la celebración del día mundial del reciclaje este año, sea muy diferente. Por una parte, hemos sido testigos de las terribles consecuencias que ha tenido para la humanidad, con pérdida de vidas, aumento en el desempleo y la pobreza en todo el mundo y el comienzo de una crisis económica sin precedentes, que hará que la vida en sociedad cambie por muchos años y quizás para siempre.

Por otra parte, también hemos visto como las cuarentenas y disminución de las actividades en todo el mundo han tenido algunos efectos positivos para el medio ambiente. Los animales han podido recuperar algunos de sus hábitats que los edificios les han quitado, el aire de las grandes ciudades está menos contaminado, los ríos y océanos en el mundo están más limpios y hemos podido ver como sus habitantes también están reocupando espacios que habían perdido a causa de la “civilización”. Por ejemplo, la aparición de cóndores, pumas y zorros en Santiago, delfines en Reñaca y lo mismo se repite en todo el mundo con osos, zorros, jabalíes, ciervos, monos y muchos otros.

Sin embargo, hay un efecto del COVID-19 y de esta “nueva realidad”, que me preocupa. El uso de elementos de protección personal, como mascarillas, guantes, trajes de protección, alcohol gel, y muchos otros, nos obliga a pensar en nuevas formas para su reducción, reutilización y reciclaje, ya que una gran cantidad de estos son desechados en forma irresponsable. Tan solo en nuestra Fundación Revalora recibimos cada día una mayor cantidad de guantes, mascarillas e incluso jeringas de vacunas en las botellas de amor. Lo mismo sucede en puntos limpios y vertederos, lo que sin duda alguna terminará con un aumento de estos residuos en nuestros ríos y océanos.

Si no nos preocupamos de estos residuos y desechos ahora, enfrentaremos muy pronto un nuevo problema al ver tortugas marinas muertas no solo por ingerir bolsas plásticas sino por confundir un guante de látex con una medusa, aves que sus patas o alas tengan enredados elásticos de mascarillas, etc. Todo por no haber hecho la correcta gestión de residuos o al menos desechado en forma responsable y adecuada.

Creo que este día mundial del reciclaje es la ocasión adecuada para hacer un llamado a la conciencia de todos para que seamos responsables también con estos nuevos residuos producto de la pandemia. Pensemos en nuevas formas de reciclaje para ellos. Tratemos de buscar alternativas de mascarillas reutilizables, rellenemos nuestros envases de alcohol gel en lugar de comprar nuevos, saniticemos y reutilicemos los guantes de látex o nitrilo y cuando los tengamos que desechar, hagámoslo adecuadamente y en los contenedores indicados.

Esta pandemia nos ha demostrado que dependemos de los demás y que no somos invencibles, sino que somos muy frágiles. Piensen que hoy una pequeñísima forma de vida tiene en jaque a toda la población mundial. No bajemos la guardia y sigamos reciclando ya que con ello estamos contribuyendo a reducir la cantidad de basura en el mundo y la contaminación y daño a la flora y fauna que ello acarrea. Un granito de arena ya no basta, el aporte de cada uno de nosotros cuenta y constituye la única forma que dejemos de hacer daño a nuestro hermoso planeta y a la vida que el alberga.

Recordemos que reducir, reutilizar y reciclar es nuestra responsabilidad y que una de las mayores amenazas al planeta es pensar que alguien más lo salvará, somos nosotros los que tenemos que salvarlo y los invito a que actuemos hoy.